<derecho>

MARCELA BANDE - ABOGADA - PELLEGRINI 489 BIS SAN NICOLÁS

La obligación alimentaria respecto a los hijos


La obligación alimentaria comprende la satisfacción de las necesidades de los hijos de manutención, educación, esparcimiento, vestimenta, habitación, asistencia, gastos de enfermedad y los gastos necesarios para adquirir una profesión u oficio (Art. 659 CCyC).
Los alimentos están constituidos por prestaciones monetarias (un porcentaje de las remuneraciones del alimentante o un monto fijo de dinero) o en especie (en caso de convivencia del alimentante y alimentado) y son proporcionales a las posibilidades económicas de los obligados y las necesidades del alimentado.
Si bien la obligación alimentaria para con los hijos recae por igual en ambos padres, al momento de fijar la cuota alimentaria el juez tendrá en cuenta las tareas cotidianas que realiza el progenitor que asume el cuidado personal del hijo, el cual tiene un valor económico y constituye un aporte a su manutención (cuidarlo, dedicarle tiempo, hacerle la comida, lavarle la ropa, etc.); por ello, habitualmente el juez suele fijar una cuota alimentaria en dinero sólo para quien no convive con el hijo.
¿Y hasta qué edad hay que pasar alimentos a los hijos? El Código Civil y Comercial establece que se extiende hasta los 21 años, excepto que el alimentante pruebe que el hijo mayor de edad cuenta con recursos suficientes para sustentarse. Excepcionalmente, la obligación se extiende hasta los 25 años de edad ante la prosecución de los estudios (carrera universitaria o terciaria) o preparación profesional de un arte u oficio, que le impide al alimentado procurarse los recursos necesarios para cubrir sus gastos de subsistencia.
Respecto al hijo extramatrimonial no reconocido, el nuevo código prevé que el mismo puede exigir alimentos provisorios mediante acreditación sumaria del vínculo invocado, antes o durante el juicio de filiación.
En el caso de las nuevas parejas de los padres divorciados (al cónyuge o conviviente) se denominan "progenitor afín" que viven con quien tiene a su cargo el cuidado personal del niño o adolescente; tienen como obligación cooperar en la crianza y educación de los hijos del otro, y subsidiariamente debe alimentos a los hijos del otro. Esta obligación cesa en caso de que se disuelva el matrimonio o termina la convivencia; salvo que la separación le cause un daño grave al niño o adolescente (por ejemplo en caso de que el progenitor afín haya sido quien pagaba los gastos del menor), y en dicho caso el juez podrá establecer un plazo durante el cual deberá pasarle una cuota.
De tener interés en iniciar reclamo por los alimentos de su hijo contáctese con el Estudio Jurídico. Lo espero a  los fines de un asesoramiento legal personalizado y gratuito. Horario de atención: 09-12:30hs / 17:00 a 20:00hs.

Bande Marcela
Abogada. T. XII - F. 21
Civil y Comercial, Familia,
Laboral, Previsional.
Pellegrini 489 Bis - San Nicolás
Cel: (0336) 154238125
E-mail:
bandemarcela@hotmail.com