<salud>

POR LIC. FONOAUDIÓLOGA MARIA CECILIA DI CARLO

Vértigo, mareo y neuronitis vestibular


Vértigo, mareos, inestabilidad; síntomas desencadenados por el estrés; cómo manejar este cuadro y cómo recuperarse de una neuronitis vestibular.
De pronto toda la habitación da vueltas. Las náuseas se tornan constantes. Y es imposible abrir los ojos porque todo gira a una velocidad inesperada, como en un barco en altamar. Tan de golpe aparece este cuadro y con síntomas tan agudos, que, en el momento, no sabemos qué pensar. El diagnóstico: una lesión inflamatoria llamada neuronitis vestibular, causada por un virus, que afecta al oído interno, muchas veces disparada por el estrés.
"Los virus responsables suelen ser herpes o virus de la gripe, también puede ocurrir luego de una infección viral en las vías respiratorias altas (catarro, resfrío) o de una gripe. Asimismo, ante situaciones de mucho estrés, el cuerpo puede ver afectada su respuesta inmunológica y ser terreno propicio para que esto ocurra". El sistema vestibular es el encargado de conducir la información relacionada con los movimientos de la cabeza desde el oído interno hasta el cerebro, de manera que cuando uno de los dos nervios vestibulares se ve afectado, se produce un desequilibrio en ambos oídos, y esto provoca esta patología.
Mareo, vértigo, vómitos, gran inestabilidad y nistagmo (movimiento involuntario de los ojos) son los signos más violentos, que pasan después de unos días (10 aproximadamente). Luego de la crisis, los pacientes suelen permanecer ligeramente inestables, lateralizándose cuando caminan -porque el cuerpo interpreta que tiene un solo lado-, con leves mareos e intolerancia a espacios donde hay mucho movimiento y colores (supermercados, shoppings), tal vez por varios meses si no se lleva a cabo el tratamiento de rehabilitación apropiado.
Como manejar la crisis
Frente a estos intensos síntomas, lo mejor es mantener la calma y quedarse quieto, sin mover la cabeza. "El mayor riesgo es caerse. Las caídas suelen ser violentas y pueden provocar golpes en la cabeza o fracturas, en especial en personas mayores. Por lo tanto, cuando uno siente vértigo, es importante no moverse rápidamente, de ser posible permanecer sentado, mirando un punto fijo. Como el cuadro se trata sintomatológicamente es necesario acudir a un centro de salud para recibir la atención necesaria y realizar estudios complementarios que descarten cualquier lesión que pueda simular una neuronitis en su inicio (resonancia magnética de oídos y tronco cerebral).

La rehabilitación
Luego de unos días, cuando los síntomas más agudos desaparecen, es momento de comenzar a recuperarse para sentirse otra vez uno mismo y también de completar los estudios. "La rehabilitación consiste en una serie de que se hacen con la ayuda de un profesional para estimular los reflejos que se generan en el oído interno. Entre los estudios posteriores, es conveniente realizar una "videonistagmografía" computada para reconocer la lesión y el porcentaje de afección del nervio vestibular para poder así controlar la evolución en el tiempo y evaluar la presencia o no de secuelas funcionales. Aunque puede ser muy molesta, la neuronitis vestibular es fácil de diagnosticar, y es muy raro que se vuelva a padecer.


Lic. Fonoaudióloga
Maria Cecilia Di Carlo.
Matricula N°3434
Instituto CENYN
Av.  Savio 167
Tel: 4496865 / 4475861