<derecho>

MEDIACIONES PRIVADAS SAN NICOLÁS - CEL. 336 4200333

"Solas no lo hubiéramos logrado"...


Estas palabras pronunciaron las abogadas que asesoraban a quienes participaban en una mediación tras arribar a un acuerdo; palabras que me llenaron de alegría, porque significaban que había cumplido mi rol de mediadora, al lograr que quienes transitan el camino de la mediación puedan escucharse, dialogar, ponerse en el lugar del otro, para luego culminar en un acuerdo, el que en el caso que a continuación se relata se había alcanzado.
Se trataba de un reclamo de dinero; quien lo efectuaba era un constructor, que habiendo culminado su trabajo, consideraba que el contratante no lo había abonado el saldo del precio convenido por la obra.
Por su parte el contratante insistía en que nada debía, porque si bien el constructor había culminado una obra, no había continuado una segunda obra la que presupuestara y a la que se comprometiera a continuar tras culminar la primera.
Lo cierto es, que detrás de las posturas de uno y otro, existía una diferencia cultural; una manera diferente de ver el mundo y en este caso particular de entender el trabajo; ya que el contratante consideraba que el trabajo debía realizarse sin descanso semanal y el constructor no concebía resignar éste.
Ambos reconocían que su relación había sido buena, el contratante estaba conforme con el desempeño del constructor y este último señalaba que siempre se le había pagado en término. Por qué habían llegado a esa situación entonces? Nada más ni nada menos, que por diferencias culturales.
Cuando por la intervención del mediador y la asistencia colaborativa de las abogadas que los asesoraban, pudieron escucharse y comprenderse, el acuerdo llegó.
Esta mediación me hizo reflexionar, no sólo sobre el sinnúmero de conflictos que se generan por diferencias culturales, sino también en que el mediador desojado de su forma de ver y entender el mundo que lo rodea; puede escuchar con la curiosidad necesaria para comprender a quienes concurren a la mediación y ayudarlos a que puedan arribar a un acuerdo o reconocer que se encuentran en conflicto y cuáles son los motivos de este.
Porque en definitiva de eso se trata la mediación, de lograr a través de la intervención de un mediador profesional, que los participantes puedan escucharse, ponerse en el lugar del otro, comprender sus conflictos, y resolverlos por si, evitando que sean resueltos por un juez, en el marco de un proceso judicial que les demandará tiempo, dinero y energías, colaborando así también, a no sumar más causas a un sistema judicial colapsado.

Podés contactarnos por:
Facebook:
@mediacionesprivadassannicolas
Cel: +54 9 336 4200333
Mail:
mediacionesprivadassannnicolas @yahoo.com